El Fracaso de la Educación se debe a la Falta de Respeto, Tolerancia y Empatía

el fracaso escolar
Escrito por Germán Moreno

Una buena educación pasa por cultivar la individualidad del individuo y potenciar la libertad de pensamiento.

La educación Española es un fracaso en todos los sentidos, ya no sólo por los datos y estadísticas de la formación en sí, sino como la educación que nos convierte en lo que somos, las personas.

Me dirijo, en especial, a la educación en España porque es la que tengo más cerca (vivo en España), pero lo que vamos a ver hoy aquí puede extrapolarse a cualquier parte del mundo, ya que los intereses que se persiguen para nuestra sociedad, es el mismo en todos los lugares del mundo, mantener una doctrina que mantenga a las personas bajo control.

Para que el lector me entienda, no es mi intención criticar el modelo educativo Español desde el punto de vista académico (aunque veremos algunos datos que muestran que éste no sirve ni funciona), lo que me interesa manifestar aquí es cómo los cimientos de la educación de la sociedad están totalmente desquebrajados y cómo esa fractura hace mella en los demás ámbitos de la educación y de nuestras vidas en general.

Normalmente tendemos a entender la educación con ser correcto o ser cortés, cuando realmente podemos ver claramente que no es así. Si miramos a nuestro alrededor, las personas más correctas realmente son las menos educadas, al menos en una gran mayoría.

Básicamente porque, en esto último, entra en juego el egocentrismo de la persona. Cuando alguien cree que lo sabe todo o se cree mejor que los demás está mostrando signos de mala educación puesto que no está respetando las decisiones o formas de hacer o actuar de otras personas.

El respeto, la tolerancia y la empatía forman parte indispensable de una buena educación, al menos eso debería. Yo diría que son pilares fundamentales para tener una buena convivencia y armonía entre todos nosotros.

Volviendo a lo de antes, cuando una persona deja aflorar su ego (cosa que hacemos todos) se fractura siempre alguna de las 3 actitudes que hemos mencionado. Por tanto, tener una buena actitud es crucial para una buena convivencia.

El respeto, la tolerancia y la empatía no existe en nuestra sociedad

Si nos vemos a nosotros mismo de forma objetiva, todos flaqueamos en alguna de estas 3 actitudes a lo largo de cualquier día de nuestra vida. Realmente todo esto ocurre por el tipo de educación que hemos tenido desde niños, basada, sobre todo, en la competitividad.

El ser competitivos nos ha llevado a pasar por encima de los intereses de los demás sin importarnos las consecuencias, a no respetar las posiciones sociales de otras personas y a no tolerar cómo otras formas de vivir la vida son posibles.

La sociedad es ahora más egocéntrica que nunca. Cada uno defiende sus ideologías por encima de todo, su forma de vida y su política, sin dejar espacio para los demás.

Si tomamos como ejemplo la política mundial, es el mejor ejemplo. En casi todos los países del mundo hay problemas, sobretodo desde la llegada de aquella famosa crisis que llegó para quedarse.

En España por ejemplo, la situación laboral de muchas personas es precaria, en muchas familias ni siquiera entra el salario mínimo interprofesional, la sanidad es un desastre y de la educación ya ni hablamos.

Pues bien, tenemos un montón de políticos que supuestamente representan los intereses y necesidades de nuestra población, sin embargo están más entretenidos en luchar entre ellos que en querer arreglar las cosas.

No se busca solución, más bien se mantiene el problema porque cada uno busca su bienestar individual sin importarle una mierda los demás.

En un país como España, la casa real y los políticos deberían haber unido sus fuerzas para mantener el estado de bienestar, sin embargo sus únicas preocupaciones son ellos mismos, nosotros les importamos una mierda.

Aunque, nada más lejos de la realidad, de forma individual como ciudadanos, todos hacemos exactamente lo mismo. Primero nuestros intereses y al de al lado que le vaya dando el aire.

No se respeta al vecino, no se toleran otras formas de vivir y no se empatiza con ello. Todo esto ocurre, evidentemente, porque no estamos haciendo bien las cosas. Cuando hay un problema y no se soluciona es porque no se está actuando en consecuencia.

¿Y cómo se arreglan las cosas? con educación.

Cómo funciona el sistema educativo en España

Aquí voy a dejar un vídeo bastante interesante que resume en 5 minutos cuál es la base de la educación en España:

Básicamente lo que se busca con este sistema es que los jóvenes memoricen gran cantidad de información para posteriormente realizar un examen. Esto no es educar, es una doctrina.

Una doctrina es un conjunto global de concepciones teóricas enseñadas como verdaderas por un autor o grupo de autores.Wikipedia

La educación actual es una doctrina

No se da la libertad de pensar o de hacer las cosas diferentes, no se potencia la individualidad de cada uno y tampoco se deja espacio para la creatividad única que tiene cada persona.

En la vida hay muchas formas de hacer una misma cosa, es decir, hay muchos caminos para llegar a un mismo sitio, pero este sistema educativo nos lleva a todos por el mismo camino, lo que provoca que la gran mayoría del alumnado termine los estudios y no sepa ni dónde está ni hacia dónde ir.

Si ponteciáramos la individualidad, los dones que cada persona tiene, no tendríamos ese problema, ya que sabríamos qué queremos en la vida y para qué somos mejores. Realmente nos conoceríamos mucho mejor a nosotros mismos para explotar todas esas cualidades únicas que cada uno de nosotros tiene en su interior.

Esto, evidentemente, comienza en el hogar. Nuestro deber como padres es observar a nuestros hijos y ver qué necesitan tanto a nivel externo como interno. Conocer sus actitudes y potenciarlas lo más que podamos.

El problema aquí es que cuando un niño sobresale sobre los demás por ser diferente, automáticamente la sociedad lo machaca hasta tal punto que lo absorbe. Es como si este sistema se autoprotegiera o se viera amenazado.

Esto a lo que lleva es a la frustración del individuo, a retraerse y a llegar a un punto en el que no sabe dónde está.

Crear una educación en base a los intereses de cada individuo

Todos no somos iguales, es más, yo diría que cada uno de nosotros es un ser único y especial, con diferentes dones y actitudes a los de los demás. Por eso creo que es crucial ejercer una educación en base a esas actitudes personales que cada uno de nosotros tenemos.

Cuando empezamos a ir a la escuela de pequeños, el sistema educativo es igual para todos, cuando todos no somos iguales.

A esto es a lo que me refería en el punto anterior. Cuando alguien destaca por ser diferente o querer hacer las cosas diferentes al resto, se le trata como a un bicho raro. Realmente este sistema se autoprotege a sí mismo para no ser destruido.

Estamos programados y en la mayoría de nosotros nuestra mente está adoctrinada hasta tal punto que no toleramos, respetamos ni empatizamos con lo que otras personas diferentes a nosotros quieren hacer de sus vidas.

Enseñar las cosas importantes de la vida no interesa

Cuando se le da al pueblo la oportunidad de crear una forma de pensar libre, no hay forma de manipulación alguna, por lo tanto todo este circo que hay montado en el mundo se acabaría, y con él toda la corrupción de este sistema.

Realmente no interesa tener un pueblo despierto, lo que interesa es mantenernos dormidos para que seamos obedientes a todo lo que unos pocos quieren que hagamos o seamos.

Sobre el autor

Germán Moreno

De signo solar Acuario, mente libre y espíritu consciente.

Cuestiona siempre todo aquello que veas o que oigas, nunca des nada por sentado. Nadie está en posesión de la verdad.

¡No te vayas sin comentar!