La educación de los padres pone en riesgo a los niños en las redes sociales

Escrito por Germán Moreno

Las redes sociales no son un peligro para los niños, el peligro real está en los padres que permiten que sus hijos aparezcan en ellas.

Realmente la tecnología es algo fantástico que nos hace la vida muchísimo más fácil, los avances actuales han conseguido cosas que verdaderamente superan a las películas de ficción de hace tan sólo 20 años.

Internet se ha convertido en una poderosa herramienta para todos nosotros, primeramente porque nos hace la vida extremadamente fácil. Si quieres conseguir algo, tan sólo tienes que coger tu teléfono móvil, hacer una búsqueda y listo, ahí tienes lo que buscas o necesitas.

Todo está al alcance de nuestra mano, y sin que muchas personas lo sepan, también tienen en su mano su propia seguridad, intimidad e incluso la educación y los valores de las personas que les rodean, sobre todo de los niños.

En muchos de los medios de comunicación más importantes del mundo se ha hecho público, por diferentes vías (informativos, prensa, tv, etc…), del peligro que pueden correr los niños en las redes sociales.

Sinceramente, desde mi punto de vista, las redes sociales no son peligrosas, más bien se trata de un problema de concienciación.

¿Eres consciente de lo que ocurre en tu cerebro cuando estás en una red social?

¿No te has observado cuando recibes “likes”, comentarios o cualquier interacción en tus fotos o publicaciones en tus redes? Si te observas, te darás cuenta que algo bueno pasa en tu cuerpo, algo te hace sentirte realmente bien, algo como cuando comes chocolate o cuando te dan un beso.

Bien, esa sensación la provoca un neurotransmisor que nuestro cerebro libera, la dopamina. Cuando ésta es liberada, nos abunda un estado de enorme felicidad.

Da igual si es una foto que subes o si es un comentario que haces en una publicación dando tu punto de vista. Cuando recibes la aprobación de los demás (“me gusta”, “likes”, etc…) eso te hace sentirte bien.

Si por el contrario, publicas algo en tus redes y todos tus amigos o seguidores no interactuan, te inunda una sensación de decepción o infelicidad, lo que quiere decir que te estás convirtiendo en un adicto a la dopamina.

La liberación de este neurotransmisor se da normalmente (al menos hasta hace unos 10-15 años) cuando recibimos la aprobación de un superior (jefe), cuando realizamos ejercicio o cuando somos calificados positivamente ante un examen.

Básicamente se libera cada vez que recibimos una recompensa, sea del tipo que sea.

También es conocida como una de las hormonas de la felicidad, entre las que también se encuentran la endorfina y serotonina.

Tu adicción a la dopamina es conocida por los creadores de las redes sociales

A continuación te dejo un vídeo de Chamath Palihapitiya, un ex-ejecutivo de la red social Facebook. En el vídeo dice:

Los ciclos de retroalimentación a corto plazo impulsados por la dopamina que hemos creado están destruyendo el funcionamiento de la sociedad. Sin discursos civiles, sin cooperación, con desinformación, con falsedad.

También alerta que los comportamientos de la sociedad están siendo programados, cosa que no es difícil de conseguir si estudiamos el funcionamiento de las redes sociales.

Aunque el vídeo está en inglés, merece la pena, si no sabes el idioma, poner los subtítulos y atender a lo que dice este hombre.

Las redes sociales son máquinas de ingeniería social

La ingeniería social es un término empleado en un doble sentido. Primero: esfuerzos para influir actitudes; relaciones y/o acciones sociales en la población de un país o región y, segundo: una manera de implementar o aproximar programas de modificaciones sociales. Ambas acepciones implican tentativas a gran escala, sea por gobiernos o grupos privados.Wikipedia

Al igual que los que nos dedicamos a los negocios online sacamos unas estadísticas y un montón de datos diferentes de los usuarios que visitan nuestros sitios webs, productos e incluso las redes sociales. Éstas últimas, también hacen un seguimiento del comportamiento de sus usuarios.

Si tienes una página en Facebook, por ejemplo, tienes acceso a una serie de estadísticas que te muestran las intereaciones que hacen los usuarios con tus publicaciones, éstas son:

  • Acciones en la página.
  • Visitas a la página.
  • Me gusta de la página.
  • Alcance de la página.
  • Etc, etc….

En la siguiente captura te muestro el panel de estadísticas de las páginas en facebook:

estadisticas redes sociales

Como puedes observar tenemos un panel super amplio para ver todo lo que ocurre en la página, pero eso no es todo. Luego tienes toda esa misma información para cada publicación individual, es decir, cuando publico una publicación, un artículo, foto, encuesta, etc… en mi página, puedo ver todos esos datos para ésta sola.

Por tanto, si nosotros a nivel de usuario podemos ver todos estos datos de nuestras páginas ¿Qué podrán ver ellos de todos nuestros perfiles, páginas, grupos, etc…?

Con todos esos datos es fácil saber lo que le gusta a la población, lo que no le gusta, lo que le cabrea, etc… porque, es obvio que casi todo el mundo, o al menos un porcentaje bastante alto de nuestra sociedad, utiliza las redes sociales, da likes en publicaciones, comenta e interactua.

Por tanto, para ellos es muy fácil mantenerte produciendo altos niveles de dopamina (a la vista está). El simple sonido de tu teléfono móvil cada vez que alguien hace una interacción con algo que has subido, hace que sientas la necesidad urgente de ver qué está pasando.

Controlar a la población nunca ha sido tan fácil, ya que saben perfectamente lo que te gusta, lo que necesitas, lo que puedes llegar a necesitar, a quién conoces, a quién conoces de las personas más cercanas a ti (aunque aun no sean tus amigos), etc…

Todo eso se consigue a base de insertar cookies en tu teléfono, de tal forma que éstas rastrean todo lo que haces tanto a nivel online como a nivel físico, en el mundo real. Por eso la publicidad que ves, tanto en las redes sociales como en Internet en general, siempre está relacionada con cosas que necesitas o que has buscado previamente.

Todos, absolutamente todos los que trabajamos en Internet utilizamos estas herramientas para optimizar resultados. Si a todo esto le das una vuelta de tuerca y te preguntas: ¿qué podrían hacer los gobiernos con acceso a todos estos datos que recogen las redes sociales?

¿A caso dudas de esta última pregunta? Sinceramente, yo no.

Para entenderlo mejor se podría decir que todos los dispositivos que están conectados a la red (smartphones, tablets, Pc,s, etc…) son rastreados de diferentes formas, recogiendo datos de los usuarios para posteriormente saber cuáles son tus necesidades o cuáles pueden ser.

Ciertamente nos hacen la vida más fácil, pero no dejan de vernos como a simples usuarios sedientos por consumir en vez de como a lo que somos: Seres Humanos.

Tu falta de información pone en riesgo a tus hijos en las redes sociales

Desde mi punto de vista creo conveniente y vital que sepamos el camino que esto lleva o, al menos, que sepamos un poquito el funcionamiento que tienen las redes sociales. Cosas como las que se han explicado más arriba, pocas personas las conocen. La mayoría de nosotros usamos las redes más por “instinto” que con cabeza.

Hay que pararse, de vez en cuando, y ver la reacción de nuestro cuerpo en algunas circunstancias de la vida. Si observas a tu alrededor verás a un montón de gente adicta a las redes y ni si quiera sabe que lo es.

El tema de integrar a tus hijos en tus perfiles sociales, verdaderamente, es una falta de respeto por su intimidad o su imagen, ¿te has preguntado alguna vez si tu hijo/a quiere estar ahí? ¿Le has dado la oportunidad de decidir?

Evidentemente si tus hijos son menores no tendrán aun la suficiente consciencia para hacer frente a las diferentes cuestiones que hemos expuesto, por eso es vital que TÚ seas su consciencia.

No quiero decirle a nadie lo que tiene que hacer con la educación de sus hijos, pero tenemos que ver que ellos son nuestro futuro y deberíamos hacerles cuestionarse ciertas cosas y no enseñarlos a actuar como si fueran robots.

El mayor peligro que tienen las redes sociales para nuestros pequeños es, sin duda, la desinformación de los padres. Aunque no lo creas, la manipulación social anda detrás de todo esto, y de nosotros depende enseñar a los más pequeños a abrir los ojos.

¿Realmente quieres un mundo dominado por máquinas que nos dicen en todo momento qué tenemos que hacer, cómo nos encontramos o qué necesitamos? ¿Dónde ha quedado el Ser humano?

El control a través de Internet existe, está ahí. Si no lo ves es porque quizás tengas un problema o igual sólo es porque no estás informado, pero algo tan simple como tu teléfono móvil está siendo rastreado en todo momento para saber dónde estás y qué estás haciendo.

En un artículo que publique sobre los datos que Google rastrea en tu teléfono móvil, puedes ver hasta qué punto estás siendo vigilado.

No censures el derecho a decidir de tu hijo/a

Dale siempre la oportunidad de decidir qué está bien o qué está mal para el/ella. Intenta ser objetivo en la educación y los valores que le inculques dejando siempre espacio para su propia decisión.

Cuando veo a todos esos “enfermos adictos a la dopamina” compartir fotos de sus hijos en las redes, siento pena por el mundo que estamos construyendo.

Todos los que tenemos hijos sabemos lo importantes que son para nosotros, la alegría que traen a nuestras vidas, la felicidad que nos produce verlos crecer, sonreír y ser felices en general. No hay felicidad más grande que ver a tu hijo/a ser feliz.

Aun así, nada de eso te debería llevar a compartir su vida en tu perfil de Facebook, Instagram, etc… Piensa que no le has dado la oportunidad de expresar su libertad, estás censurando su derecho a decidir.

Eres su padre/madre, y todo lo que hagas estará bien a ojos de él/ella. Nuestros padres, cuando somos niños, son nuestro principal pilar, nuestro apoyo, nuestro ejemplo durante nuestros primeros años de vida.

De los primeros que van a aprender es de nosotros, de sus padres. Nos van a imitar, van a copiar todos nuestros gestos, nuestras conductas e incluso nuestra forma de hablar, por eso que hay que ser muy consciente de su educación.

Piensa que de la educación a la doctrina hay una línea muy delgada. Cuando los niños ven que papá o mamá sacan fotos de todo lo que hacen y las suben a Facebook, es porque eso está muy bien. Y no es que esté mal, pero sería mejor que te viera subir tus fotos y no la de ellos, sería mejor que te viera respetar la intimidad y el espacio de los demás.

Hoy en día ya no se respeta la intimidad. Cuando hay un grupo de personas, bien amigos, compañeros del trabajo etc… directamente todo el mundo realiza fotografías con su móvil y las sube a sus perfiles sociales sin preguntar a los demás si quieren estar ahí o no.

¿No crees que deberíamos de tener un poco más de respeto por los demás? ¿No crees que deberíamos darle otro ejemplo a los más pequeños de la casa? ¿No crees que nosotros mismos estamos censurando nuestro propio derecho a decidir?

En menos de 10 años hemos pasado de tener un diario personal e íntimo a tener un diario digital público. Verdaderamente, nuestra intimidad está en peligro de extinción.

Sobre el autor

Germán Moreno

De signo solar Acuario, mente libre y espíritu consciente.

Cuestiona siempre todo aquello que veas o que oigas, nunca des nada por sentado. Nadie está en posesión de la verdad.

¡No te vayas sin comentar!